#cookieChoiceInfo { display: none; } Putas Sumisas y Escorts para Anal - Anuncios en Madrid: enero 2009

Puta vaca lechera - Sumisa para odeñar

Amo y sumisa: Analisis de comportamiento

El ser dominante ha de ser un perfecto estratega en tres campos fundamentales Psicológico, Sentimental y Emocional, además de un buen artesano que sea capaz de moldear a sus seres sumisos teniendo en cuenta sus deseos, limites y los suyos propios.

Psicológico

Un buen Dominante ha de saber mantener a sus seres sumisos siempre en alerta sin que ello les cause tensión bloqueada, saber administrar las emociones y deseos de sus seres sumisos. Jugar con los grados de dolor y excitación conjugados en tiempo de duración de los mismos. Un ser sumiso es un ser humano no una maquina de ejecutar.

Saber compensar la voluntad en obedecer y el aguante en la acción. Humillar a un ser sumiso ante el fracaso de una tarea no lo hará mas fuerte y se perderá. La humillación ha de ser siempre en un campo controlado en caso contrario podemos caer en acciones no deseadas.

El riesgo excita pero se saborea saliendo airoso de esa situación.El riesgo convertido en fracaso es peligroso mentalmente. Muchos Dominantes inexpertos creen que la situación de riesgo ha de ser total para que exista, pero se olvidan que el placer del juego son sensaciones que se obtienen del ser sumiso. El crear esa situación de riesgo en la mente del ser sumiso, sin que exista peligro alguno, nos devolverán esas sensaciones aumentadas por nuestro propio éxito al crearlas.

Nunca se deberá menospreciar o despreciar al ser sumiso que con tanta bondad y amor en la mayoría de los casos esta entregando. No olvidemos que los daños psicológicos son mas permanentes, dolorosos y peligrosos del juego. El ser sumiso esta entregando lo mas importante de su existencia, su propia vida en cuerpo y alma, valoremos esa acción como se merece, con nuestro mas grande respeto y admiración.

Ante situaciones en las que el ser sumiso puede derrumbarse, ayudémosle, bajemos del pedestal de Dominante y recuperemos a los dos seres humanos que iniciaron el juego. No es muestra de debilidad la compasión y la ayuda, sino todo lo contrario, hace mas fuerte y presente al Dominante. Un azote puede ser la caricia mas deseada y un beso el gesto mas doloroso, sepamos como administrarlos.


Sentimental

Este campo es de muy difícil control por parte de los seres sumisos y los Dominantes. Se entremezclan muchas dudas, preguntas sin respuestas y sobre todo saber separarlos en los momentos adecuados.

Si conocéis este mundo os daréis cuenta que en nada puede hacerse una regla única, todo tiene variaciones, matices y texturas, eso ocurre porque el juego realmente esta en la mente de los que juegan.

Si cada ser humano es diferente y el juego es a dos mínimo, ¿como establecer un denominador común que los identifique?. Imposible, porque además el juego del BDSM tiene disciplinas y especialidades bien diferenciadas. No es lo mismo el Spanking que el Bondage, aunque estén tan cerca uno del otro.Los sentimientos pueden desde un primer momento marcar la diferencia de la relación entre un ser sumiso y un Dominante.

Siempre es necesaria la atracción entre los dos pero también puede ser amor, por parte del ser sumiso hacia el Dominante, en la mayor parte de los casos no correspondida como enamoramiento pero si con cariño y respeto a esa situación. Otras veces el ser sumiso ha de ir con cuidado y no confundir la autoridad y seriedad del ser Dominante con las frustraciones mentales de este hacia los débiles descargadas en forma de juego BDSM para liberarse de las mismas convirtiendo el juego en una terapia excesivamente dolorosa y traumática para los seres sumisos.

Cuando los sentimientos dominen el juego este habrá terminado. Una de las partes fundamentales del Juego BDSM es el total control de los mismos por parte del Dominante, pero jamás la ausencia de ellos.Es difícil arrancar lagrimas y verlo como un acto de la mas elevada belleza tanto en quien las derrama como en quien las provoca. Sin embargo es en estos gestos en los que se basa el juego.

Cuando el ser Dominante golpea con su mano desnuda o con el látigo las nalgas de un ser sumiso sabe que está haciendo daño, escucha sus quejidos inevitables, ve las marcas enrojeciendo la piel y continua una y otra vez hasta el limite que ha sido prefijado, no importa si es como castigo o como medio de excitación. ¿No existen sentimientos en ese acto? ¿que provoca en las mentes de los seres sumisos? y ¿en las de los Dominantes? Sentimientos casi en estado puro, no la ausencia de los mismos, por ello hay que saber controlarlos y no dejarse llevar por esas admirables sendas de la pasión sin saberlas domar.

Cada golpe envuelto en el doble sonido del mismo en si y del que produce el ser sumiso es observado por el Dominante como si ofreciera la mas dulce de las caricias sabiendo que es así como las recibe el ser sumiso. Duele, claro que duelen esos azotes y mucho, pero excitan, se saborean y degustan provocando la excitación y en muchos casos la erección potente o el torrente de flujos. Ambas cosas es lo que se busca, potenciar la excitación, enervar la libido y ver las puertas del éxtasis cerca, tan dolorosamente cerca y expuestas al control total del Dominante que aun las hace mas deseables y bellas. Si, ese es el principio fundamental del ser sumiso, perder el control de si mismo, estar totalmente entregado a la decisión y voluntad del Dominante.

La rebelión de sentimientos que ello provoca en el ser sumiso hace muy difícil esa entrega del principiante. Mucho tendrán que hablar, practicar y mejorar ambos para que esa comunión de sentimientos converjan en los mismos deseos. A eso también se le llama Adiestramiento.

Adiestrar no es solo enseñar a que un ser sumiso haga las cosas como le gustan al Dominante, va mucho mas allá de esa simple apreciación. Hay que indagar en la mente del ser sumiso porque mayoritariamente se encuentran dos elementos casi invariables, la inexperiencia y el desconocimiento de esas sensaciones culpadas por la sociedad que tan horribles y despreciables sentimientos se arraigan dentro de ellos.

El ser Dominante en realidad es experto, porque se nace, con la experiencia se mejora y pule como los diamantes, ¿no es delicioso ese brillo en los ojos del Dominante que destella ante su ser sumiso?, y que decir tiene de esa sonrisa segura y lacónica que por arrogante e irónica enervan los sentidos el deseo BDSM.


Emocional

Muchos pensareis que la emoción es una parte de los sentimientos, y así es, pero tiene un caudal propio que hay que regular. La emoción no puede cabalgarse sin control, es un duro enemigo del Dominante y el culto del ser sumiso. Cuando la emoción invade la mente puede descontrolar los actos, desmesurar las medidas y eso solo significa peligro para el ser sumiso que tan dócilmente esta entregado.

Abre las sendas de los remordimientos en los Dominantes. Si, también son humanos a pesar que no lo aparenten, también necesitan encontrar sentido a sus actos, a sus decisiones, a sus castigos, a sus propios instintos para conseguir diferenciar que el papel que ellos interpretan en el juego no invade las emociones de su propia vida y existencia.Saber diferenciar entre los azotes de castigo y las nalgadas de premio.

Esa emoción que invade el alma ante tan bella entrega, ante tan delicada piel expuesta, ante tan exquisito paisaje que con el que es deleitado por los seres sumisos, esa es la emoción que a veces desbordaría a raudales la fuerza de los golpes, como lo hacen las dilatadas sonrisas de los niños corriendo hacia los brazos de sus padres. Esa es la demostración de las emociones que hay que controlar y administrar en todo momento en una sesión. Si no jugásemos con elementos peligrosos podríamos darles rienda suelta, pero aun así muchas veces dejamos el orgasmo acumulado como final del juego para así liberar las tensiones acumuladas y disfrutar con mas libertad de los sentimientos y las emociones.


Autor : Didak

Las 10 reglas de la sumision

1. Sea Paciente Su amo potencial le dirá si está o no interesado en usted. Convénzase de que su propósito como sumisa es servir y satisfacer a ese amo, quien además tendrá en consideración la realización de sus fantasías sexuales.

2. Sea Modesta Usted puede ser la diosa más codiciada de toda la comarca, pero no es necesario que ande publicándolo. Usted tendrá muchas oportunidades de demostrar quién es usted. No importa quien se crea que es, su "verdadero yo" surgirá durante la ejecución de su papel. No se cree expectativas que de pronto ni usted ni su amo puedan cumplir.

3. Sea Receptiva Usted siempre podrá aprender de su amo y de sus amistades algo nuevo acerca del SDM o de usted misma. El SM es un arte muy personal y una actitud de "sabelotodo" echará todo a perder.

4. Comuníquese Verbalizar es apropiado en el momento y en el sitio adecuado. Su amo necesita saber mucho acerca de usted, de sus experiencias, fantasías, salud, estados de ánimo. Generalmente espere a que su amo le pregunte, a menos que sea una urgencia espiritual.

5. Sea sincera No tema compartir sus necesidades y fantasías con su amo. Ser honesta acerca de sus anhelos, sus preocupaciones o sus cambios en el estado de ánimo es esencial para mantener una buena relación. Mentir solo le causará problemas, pues su amo creará escenas de BDSM a partir de información errónea y esto puede ser peligroso.

6. Siéntase vulnerable Su papel es un camino de doble vía. No será simplemente la repetición física de una fantasía que usted ya vivió. Si usted quiere limitar su experiencia solo a ciertos estímulos físicos y sicológicos, concerte con su amo con anticipación. Pero no se haga ilusiones de que su amo le seguirá la corriente en todo. Más bien deje que su amo la sorprenda llevándola a placeres que antes no había experimentado. Si usted decidió libremente someterse a su amo, deje que sea él su guía en la ejecución de nuevas fantasías.

7. Sea realista Su amo es un ser humano que tendrá por consiguiente momentos temperamentales o de indecisión, no importa que tan experimentado sea. Establezca siempre la diferencia entre fantasía y realidad. Será más bien una casualidad que su amo sea un hombre rico que la llene de regalos. Entonces, sea comprensiva.

8. Sea realmente sumisa Esta es la clave. Deje que su amo se apodere de usted completamente. No se le ocurra criticarlo o burlarse de él. Intercambie con él, antes de iniciar una sesión BDSM, información sobre deseos especiales que tenga. Una vez que comience la sesión, solo debe hacer lo que él le ordene que haga. Respete y obedezca a su amo y sepa que la van a disciplinar si no lo hace. Cuando la disciplinen acéptelo con alegría. Su amo sabrá como estimularla y como castigarla. Sea leal, dependiente y disfrute de su papel.

9. Manténgase saludable El SM, como otras actividades igualmente exigentes, requiere que sus participantes - tanto activos como pasivos - estén en el mejor estado físico y mental posible. Siga una dieta balanceada, duerma bien, evite el estrés y el consumo excesivo de alcohol o de medicamentos, pues de lo contrario no se desempeñará bien durante las sesiones de BDSM. Su amo debe saber cuando su energía física o mental está baja. Para gozar y hacer gozar a su amo debe mantenerse saludable.

10. Diviértase Después de todo, el sexo es para la mayoría de la gente, una buena manera de divertirse. Si como sumisa desarrolla un SM creativo y responsable, tendrá acceso a placeres muy intensos.